15 diciembre 2007

Palabras


¿Quién sabe dónde estaré cuando me leas?
estamos destinados a encontrarnos,
pues ahora tú lees lo que yo escribo,
y mañana, quién sabe si tu verbo,
hecho palabras llegará hasta mí
contándome lo que tu corazón anhela
y hará latir el mío sin quererlo.

Pues, ¿dónde estarás tú al leerte yo?
quizá ya ni siquiera estés,
pues siempre estuviste en mis adentros
tal vez, escribo para yo leerme,
mientras tú escuchas tus palabras,
sí, mientras yo mismo me escucho
pronunciar lo que tu corazón escribe.

4 comentarios:

Gaby dijo...

Hola.
Que bonito poema.
Los sentimientos mas bonitos viene del corazon, si uno expresa lo que siente las otras personas lo notaran y asi no solo seran nuestros pensamientos que escuchamos, sino palabras lindas de las personas que amamos.

Saludos!!

Cristi dijo...

Hola Mi adonai: Donde estaras en este momento que te estoy leyendo???? y donde estare yo mientras me lees????...me encanta esto que pones en tu blog. Mientras te leo yo estoy disfrutando de estas hermosas lineas que has puesto en tu blog. Palabras que me hacen reflexionar mucho, especialmente en las personas que ya no estan conmigo y que para estas fechas me pregunto que estaran haciendo en ese lugar que aun no conosco. Ojala que algun dia podamos reunirnos nuevamente. Gracias adonai por hacer que el dia de hoy recordara a mis amigos y familiares que hace un tiempo dejaron de estar con nosotros. Todo mi amor para ellos. Besos y buen inicio de semana.

Anónimo dijo...

No toda distancia es ausencia, ni todo silencio es olvido, pues ante diferentes caminos,vamos todos muy unidos.
ALMA.

aranzazu dijo...

Hola Adonai! He estado desconectada unos días. Me alegra saber de ti y me alegro de tus visitas. Me hablabas de que ahora es importante despertar conciencias. Muy cierto: se dice que los acontecimientos previstos para 2012 se están acelerando... vamos preparándonos, vamos trabajando, vamos sanando, siendo cada vez más ligeros para albergar la Luz, responsabilizándonos de nuestra cuota de trabajo y permitoendo que la Diosa descienda y nos abra el corazón y nos enseñe a amar de verdad... No sé qué será de esto pero sé que será bin. Eso es siempre así.
Tu poema, precioso, como siempre. Converge con la idea que muchos compartimos de que tu voz y la mía son una y la de todos es la misma. Sólo que al ponernos en el otro para captarla y esencializarla mejor la percibimos. En fin, ¡qué lindo que, como dioses, nos aburriéramos y creáramos la realidad dual material para experimentarnos! Así nos reencontramos. Un abrazo cósmico... Con todo mi amor.