29 diciembre 2007

Los Santos Inocentes


El 28 de diciembre se celebra el día de los Santos Inocentes, siendo costumbre gastar bromas a la gente, tanto en plan personal como los mismos medios de comunicación. Si el receptor de la broma se la cree se le suele llamar “inocente”.

¡Qué bonita palabra la de inocente! A veces se busca una mano inocente para sacar algo, otras se insulta a alguien llamándole inocente. Parece que se usa de una forma un poco arbitraria, ¿no? Incluso se habla de la edad de la inocencia y de la pérdida de la misma.

No estoy de acuerdo en que se deba perder obligatoriamente la inocencia. Si tal cosa sucediera, visto de un modo determinado pasaríamos a ser culpables ¿no? Al fin y al cabo en un juicio se trata de probar la inocencia del acusado. ¿Qué pasa, que dentro de un juzgado queremos ser inocentes y en la calle sentimos que es vergonzoso?

La inocencia me parece una de las virtudes más bellas. Creo que podemos cumplir años y con ellos saber más cosas, tener más conocimiento, pero sin perder la inocencia. Si la experiencia y el conocimiento van unidos a la inocencia apuntan al camino de la sabiduría.

La inocencia es vivir en el presente, olvidarse de otras veces que ya pasó eso, que ya viví lo otro, que fulanito es así o asá… Sin inocencia no puede haber confianza. Quizá Dios sea la máxima expresión de la inocencia, pues seguir confiando y dando nuevas oportunidades a esta humanidad bien lo demuestra, como bien lo mostró el maestro Jesús cuando dijo: “dejad que los niños se acerquen a mí…” Ellos –los niños- son el máximo reflejo de la inocencia, aunque por desgracia nuestro actual estilo de vida esté acabando con ella a una edad cada vez más temprana.

Y en tal día como hoy, no debemos olvidar que se realizó en Belén la matanza de todos los niños menores de dos años. Eso es lo que conmemora esta fecha. Deberíamos tenerlo en cuenta antes de gastar una “inocentada”.

Por cierto, cada vez que nos aprovechamos de otro ser que es inocente estamos renovando aquella matanza. Cada día, dos mil ocho años después de esta masacre, se sigue matando inocentes. ¡Todavía!

¿Es para reírse?

2 comentarios:

aranzazu dijo...

"La ignorancia es no saber nada y sentirse atraído por lo bueno. La inocencia es saberlo todo y seguir sintiéndose atraído por lo bueno."

Citada por Clarissa Pinkola Estés en Mujeres que corren con los lobos.

Sublime!!!!

A mí también me dicen siempre que soy muy inocente... y me gusta...

Adonai dijo...

Aranzazu, gracias por tus palabras, por tu inquietud, por tu sabiduría y por tu inocencia. Besos.