05 julio 2008

Hoy te escribí una rosa


Hoy te escribí una rosa.
Deseaba esparcir su aroma,
en letras y palabras hacia el cielo,
para que llegue allá donde tú estés.

Así, aunque no la veas nunca,
sabrás con certeza que hubo alguien,
que por su amor por ti juntó palabras,
y con lo que escribió formó una rosa.

Y aunque quiso escribir sólo el aroma,
dejó salir también alguna espina,
que surgía con el sentir de un corazón,
en palabras que nunca fueron dichas.

Mas quédate sólo la fragancia,
no te quedes la rosa, no la tomes,
las espinas tuvieron que salir,
pero tú escoge sólo lo mas puro…

Déjame a mí con las espinas,
esperaré que florezcan nuevas rosas.

9 comentarios:

M@R dijo...

LAS ROSAS QUE TIENEN MAS ESPINAS SON LAS MAS HERMOSAS,,,
LOS FRUTOS MAS ALTOS SON LOS MAS VALIOSOS,,,
Y LA AMISTAD ES MAS SINCERA CUANDO SALE DEL CORAZON,,,
GRACIAS, POR TU AMISTAD,,,
TQM,,,
DTB,,,
ABRAZOS,,,

Perséfone dijo...

Qué bonito.

Y sí, es cierto que cada rosa tiene sus espinas, pero supongo que son precisamente ellas las que las hacen auténticas.

A todo esto; sería realmente increible poder recoger los aromas con algo más que la memoria. Algo que permitiera compartirlos con los demás o simplemente revivirlos cuando los apeteciera.

Mi casa iba a oler siempre a pan recién hecho... ummmm

Saludos y cuidado con esas espinas.

amira dijo...

Las espinas, el aroma y el color forman parte del encanto de una rosa, solo hay que tener cuidado de no herir ni herirnos con ellas.

Me ha parecido un poema precioso, seguro que habrá llegado...

Un beso.

Cris dijo...

quién dice que no se puede escribir con una flor?, muy bonito Adonai! Un abrazote!

Jayja para tí... dijo...

...No se hace fácil amigo, ofendo a mi inteligencia el aceptar a mi lado las ofensas...no se hace fácil, convivir con aromas, pétalos y espinas, e imagino que todo es la armonía de la vida y que esta ahí por algún motivo, tal vez para que no puedan quitarle la vida antes de tiempo a las rosas que son tan bellas le salen las espinas, y tal vez deberían aprender a oler sólo su aroma y dejarla vivir su tiempo, pero cómo se hace para que los humanos entiendan?, o cómo se hace para cargar las ofensas y los dolores, si no soy tan fuerte como mi Dios?
Soy humana, amigo, humana!!!

De carne y huesos, ni siquiera tengo espinas!!!

celebrador dijo...

Aunque la filosofía como disciplina cumpla con aquello de: “por la cual, con la cual, y también sin la cual pues te quedas tal cual”, a base de darle al tarro algún que otro filósofo como Aristóteles ha acertado con el más importante perogrullo alcanzable por el ejercicio de la razón, a saber, que el ser humano está diseñado para la felicidad. Otra cosa es dar luego con el procedimiento concreto.

Por ejemplo, la ventaja de los místicos sin importar cual fuera su cultura o religión ni la sociedad o el tiempo en que hayan vivido (o vivan), es que transmiten lo que ellos mismos alcanzaron mientras testimonian erre que erre cosas como ésta: ¿Crees que has sentido muchas cosas?, aún te falta sentirte en tu interior porque no existe sentimiento comparable al que habita en el interior del ser humano. ¡Qué hábiles!

_ SILVIA ó N-a-s-a _ dijo...

No sé como podria retener solo el aroma, pero solo imaginarlo me hace sentir la unica forma de hacerlo que es SER ESA ROSA PARA OLERME. si soy la rosa no podré pincharme con sus espinas y en el fondo somos todo, incluso eso.

CarmenRosa dijo...

Muy bello el poema de la rosa. Aunque una rosa con espinas, puede causarnos dolor, por más bella y olorosa que sea. Prefiero quitarle las espinas a mi rosa. Un beso y un abrazo. Otra Rosa.

CarmenRosa dijo...

Hoy te escribi una rosa. Bellísimo. Me encanta ese poema, yo me quedo con las espinas y la rosa, porque una rosa sin espinas, no es rosa. Y como mi apellido, todas las rosas son bellas, aunque nos lastimen con sus espinas. Felicidades. Besitos y abrazos.