06 mayo 2008

El dolor del alma


Hoy quiero compartir con vosotros una historia real, algo que para mí es importante, porque como persona que me dedico a la sanación es un gozo poder ver los cambios que se van produciendo en alguien que ha acudido a mí y que día a día observo y siento, cada vez que viene, cómo se va transformando.

Hace ya tiempo, llegó a mi consulta una persona traída por el dolor. Había peregrinado antes por otros espacios de la medicina buscando que su dolor desapareciera, sin resultado, y un buen día nos encontramos.

Hablamos de su dolor y también de ella, y poco a poco fuimos profundizando en aspectos que no se les da demasiada importancia. Ya saben, parece que sólo la parte física es real, como si lo otro no existiera.

Esta persona había pasado su vida tratando de cumplir las expectativas de los demás, de que estuvieran contentos todos, de estar siempre ahí cuando fuera requerida, de hacer las cosas como hay que hacerlas…, en fin, no había comenzado a ser ella misma, siempre había sido y se había comportado como los demás esperaban, deseaban o reclamaban.

Empezó a identificar cosas en sí misma, pensamientos, ideas, sentires, necesidades, y también los elementos externos que influían para que ella actuara como siempre lo había hecho.

Poco a poco comenzó a dar su propia respuesta y eso causó extrañeza al principio, casi incredulidad, para convertirse luego en exigencia de que fuera todo como siempre había sido, unido a todo tipo de enfados y chantajes emocionales.

Esta persona, cuya identidad poco importa y en la seguro se puede reconocer más de una, se mantuvo firme en sus respuestas, como el niño que está aprendiendo a andar y no se da por vencido por mas veces que se caiga, y este ha sido y está siendo un tiempo de descubrimiento en que el dolor asoma todavía, no acaba de despedirse, pero su relación con él no tiene nada que ver.

Yo estoy satisfecho de asistir al nacimiento de un nuevo ser, un ser que en su descubrimiento está tomando el poder de su vida, reconociendo muchas cosas, retomando ilusiones y proyectos, expresándose por sí misma, demostrando a los demás que tiene criterio, que piensa, que toma sus decisiones sin importarle si los demás se ríen o dicen que son tonterías.

Para mí no es una tontería, sino un privilegio, que un ser humano se plantee comenzar a vivir de verdad su vida y de su respuesta, su acción que nadie puede dar por él, su testimonio auténtico, justo en un momento en el que la humanidad está tan deteriorada y hace falta que cada cual, cada uno, no se conforme con la comodidad, el miedo, las normas caducas o la costumbre.

Sólo podemos ser una cosa, nosotros mismos, y de ello depende el sentido de nuestra vida. En última instancia, cuando el cuerpo duele es porque duele el alma y ésta ya no resiste más sin que el cuerpo lo sienta. ¿Qué dolor es peor? ¿Se puede sanar un dolor del cuerpo sin atender el del alma?

Nadie enferma si su psiquismo está en armonía, de ahí aquel viejo axioma que dice: “Mens sana in corpore sano”.

Los antiguos, que conocían la manera adecuada de vivir, siguieron el modelo del Yin y del Yang, que es el modelo permanente del Cielo y la Tierra, permanecieron en armonía con los símbolos numéricos que son los grandes principios de la vida humana, comieron y bebieron con moderación, vivieron su vida diaria siguiendo un modelo ordenado sin excesos ni abusos. Por este motivo, sus mentes y sus cuerpos permanecieron en perfecta armonía entre ellos y, consecuentemente, pudieron vivir entera la duración natural de su vida y morir a la edad de más de ciento veinte años. (So Wen – Libro I)

10 comentarios:

ALMA dijo...

No se puede sanar un dolor del cuerpo,sin atender antes el alma.

Nada más QUIERO ser yo misma,no me importa como me juzguen los demás,QUIERO que mi vida tenga el sentido que yo quiera darle,QUIERO correr alborotada dentro de un montón de niños riendo a carcajadas,¡necesito jugar!,o estar aislada ,completamente en siléncio,en busca de mi Dios,¡yo necesito orar!,QUIERO hacer mis tareas diarias como siempre lo he hecho,pero no,como fuí educada,¡tienes que tener el marido contento,así todo irá bien!,ahora poco me importa,QUIERO que me acepten,tal como soy y si no les agrado,no pasa nada,muchas cosas no son eternas,otras sí,el tiempo lo dirá....
Esta tarde hemos estado los niños y yo en la plaza, jugando a hacer aviones de papel con unas revistas que álguien me regaló, hemos pasado una tarde preciosa,en la que todos juntos,nos sentíamos,auténticos pilotos de avión.

Jayja para tí... dijo...

Conocí hace 2 años un maestro del alma, él me enseñó, cosas desconocidas, allí quedó como maestro al fin alejado totalmente de mi vida, rompiendo la unión que habíamos hecho y mi necesidad de él, para dejarme con los pies sobre la tierra fértil y decirme, ya sabes caminar, echad a andar, y era cierto, ya sabía, caerme y levantarme...

Inés Bohórquez dijo...

Estuve enferma durante mucho tiempo por un padecimiento de mi alma. Me entristeci a tal grado que mi cuerpo de comenzo a deteriorar. Estuve en cama seis meses sin poder comer o respirar bien. Sufri mucho. Demasiado. Sé que ya solo había que tratar la enfermedad porque habia pasado a ser orgánico. Pero también se que comenzó en lo espiritual. En las emociones sin controlar, en las cosas sin resolver. En depresión y tristeza extrema. Hoy puedo decir que he superado todo eso. Y es todo eso lo que me induce a mi camino espiritual. Si sanas tu espiritu tu cuerpo tratará siempre de estar en armonía. Estuve tanto tiempo sin poder habler que ahora hablo solo cosas buenas y que me dejan algo positivo. La vida es hermosa y con ella todo tiene sentido. Me encanta leerte. Mis bndiciones.
Bye.

Jayja para tí... dijo...

el alma mia esta bien...reposa contenta... a veces se altera...esta bien...caminando...

M@R dijo...

amigo, te leei y me quede como fria, se que me entiendes,,,

aun hay dias que me confundo, que quiero salir corriendo, pero ya se controlar mis emociones,,,

me pierdo pero regreso, cierros los ojos y me dejo volar, en sueños inmaginables, y me siento bien alli perdida en mi mundo,,,

hoy vivo para mi, aun que se que me falta algo que no se que es,,,

mi alma esta tranquila y es muy sana, mi cuerpo es reverde, se niega a muchas cosas, pero tambien es sano,,,

la vida es bella y nosotros mismo la complicamos tanto,,,

que sano es vivir en paz,,,

tqm,,,abrazos,,,

Anónimo dijo...

LA ALEGRÍA DEL ALMA-

La alegría se siente dentro del corazón y nos es a todos muy necesaria fomentarla en la vida.

Hay quien vive para sí.
Hay quien vive para los demás.
Hay quien vive para ser feliz.
Hay quien vive para hacer felices
a los demás.

Yo quiero, pensar solo en la felicidad, ser dulce, delicada, no dañar, que nunca nadie sea menos bueno o puro o bondadoso por haber sido compañero mío, en esta jornada de la vida.

El sol es necesario para la vida, y la alegria es necesaria para el ALMA, porque la alegria, es el sol de las ALMAS y su vocación, es dar vida y salud a nuestros cuerpos.

CON AMOR.ALMA.

Yuria dijo...

Lejos de la soberbia, que es lo peor que hay, la persona necesita su territorio, su espacio, ser como es. Esa mujer era totalmente sumisa y estaba anulada. Seguro que ahora es más feliz. (pero, Adonai, conozco a gente feliz en su sumisión, a un marido, hijos,jefes,..., y yo no me lo explico. (!))

Abrazos.

words dijo...

Hi,visite tu blog a traves de Judith, me encanta te felicito. Soy nueva en este Blog, si puedes te invito me visites mi dirección es: http://words-wordsonlywords.blogspot.com

Saludos y gracias adelantadas.

N-A-S-A dijo...

Todo sana cuando la mente está sana y todo enferma cuando la mente no está sana.

1 beso amigo mio!

Cris dijo...

precioso texto Adonai y muy cierto todo lo que dices ayudemos a nuestra mente a estar tranquila y positiva y el cuerpo la seguirá, un abrazo y gracias por tu visita