02 febrero 2008

Liberación


Vengo a liberarme
de las cadenas que os permití ponerme,
pues necesito andar ligero
y que mis pasos me lleven hacia mi destino,
allá donde desde siempre me esperan.

Vengo a limpiaros, a lavar vuestras manchas, que son mías,
pues yo os las hice,
y ellas son las cadenas que nos atan.

Vengo a llevaros conmigo, pues sois parte mía,
y hasta que no estemos todos no partiré.

Vengo a retomar otra etapa del viaje,
abandono la oscuridad,
y me dirijo hacia la Luz que Yo Soy,
desde el Inicio, por siempre...

10 comentarios:

M@R dijo...

HOLA,,,
TE LEEI, TE ENTENDI Y DE VERDAD SON BELLAS ESAS PALABRAS,,,
AMIGO HAY SILENCIOS QUE DESGARRAN EL ALMA EN GRITOS DE DOLOR,,,
UN ABRAZO,,,

Cristi dijo...

Hay muchas cadenas en la vida que nos atan y que por cosas que pasan nosotros somos los causantes. Nosotros como dices somos los que ponemos esas duras cadenas, a veces son tan dolorosas, pero afortunadamente somos capaces de ser libres. Espero que estes bien mi querido adonai y te mando un besote desde la fria utah.

amira dijo...

Estando atados a algo, lo que sea, y de la forma que sea, dificilmente podemos viajar, avanzar, por eso es necesario quitarnos las cadenas, pero con cuidado, sin hacer ni hacernos daño.
Libertad no es sinonimo de soledad, aunque a veces necesitemos tanto una como otra.

Adonai dijo...

m@r: gracias m@r, están escritas en un instante muy especial y no creo que las entienda mucha gente, pero son sentires que nacieron sin pedirme permiso y tuve que expresarlos como una ofrenda interior... Me alegro de tu ola por esta playa, siempre agradable y amable, gracias y besos...

mi querida Cristi: ante todo espero que tu corazón derrita un poco la nieve que hay por ahí y el sol se asome a tu ventana. Yo también creo que sí, que podemos romper esas cadenas en cuanto queramos, y eso es lo que yo quiero hacer en mi vida, vivir sin cadenas y llegar a realizar lo que Dios pensó para mí cuando me creó, que es lo mas grande que pueda imaginar. Muchos besos con todo mi cariño...

amira: el dolor es a veces inevitable, y siempre es peor soportar cadenas aunque sean de oro, pero por supuesto la intención debe ser siempre no dañar a nadie, lo cual no quiere decir que alguien no se sienta dañado. Se que me comprendes, ¿a que sí? ¿y la soledad?: a veces también es inevitable, y no es buena ni mala, simplemente es. ¡Jo! parece un trabalenguas, ¿a que sí? Bueno, se que me disculpas ... Muchos besos.

M@R dijo...

HOLA,,,
HOY TE ESPERO EN MI BLOG,,,
UN ABRAZO,,,

Adonai dijo...

m@r: has conseguido sorprenderme, siempre es agradable un gesto así. Gracias y muchos besos...

Yudith dijo...

Nos liberamos de cualquier cadena, tan solo con la fe en Dios, pues realmente quien nos libera es El. Saludos Adonai.

Adonai dijo...

yudith: es verdad, así lo siento también. Gracias por tu visita y tus comentarios, me he pasado por tu blog y veo que eres una artista, haces dibujos muy bonitos. Besos, yudith.

N-A-S-A dijo...

Hola me ha encantado me he sentido muy identificada, besotes y pásate cuando quieras.

N-a-s-a

Lidia M. Domes dijo...

Las cadenas que permito que me esclavicen,sólo yo puedo quitármelas...

Besos!!!

Lidia

(Es muy lindo tu blog: en forma y contenido!!!)