31 enero 2010

Ubicuidad

Ubicuidad, extraña palabra para comprenderla con una mente que necesita orden, lógica, secuencia… Sin embargo, aunque no seamos conscientes estamos en más de un sitio, sí, y al mismo tiempo.

Al mismo tiempo estoy donde mis sentidos me dicen, pero también donde mi mente se halla y donde mi corazón siente. Y más, donde ni siquiera mi personalidad sospecha, pues ese lugar se sale de todas las referencias. Y aunque no pueda decir más, añoro ese lugar…

Estoy en lo que fue cuando recuerdo,
y cuando pienso lo que será, lo creo,
también estoy donde me encuentro,
donde el sueño me arrastra en mi inconsciencia,
y allá donde puedo ser consciente.

Estoy en el sonido que resuena,
en el color que se impregnó en mis retinas,
en el sabor que conservo aun en la boca,
en ese aroma que de golpe me arrebata,
estoy, estoy… en todas partes.

Estoy también en tu mirada,
si descansó por un momento en mí,
en tu recuerdo estoy si me pensaste,
o en tu mano si tocaste mi piel,
pues en todos vosotros, yo estoy.

En el futuro de mis antepasados,
en el pasado de los que vendrán,
en mis palabras si a ti llegan,
también en mi silencio estoy,
que nada puedo hacer para no estar.

Pues estoy desde siempre, y estaré,
en la mente de Aquel que me creó,
y todo cuanto existe viene de Él,
si en Él estoy, en todas partes Soy,
pues nada existe sino Dios.

7 comentarios:

Cris dijo...

Adonai, tú estás retumbando en mi memoria siempre, como los buenos sonidos, esos que se sostienen con suavidad y se graban en el pensamiento con delicadeza. Un abrazo, precioso texto, preciosa ubicuidad ;-)

Yahaira Valverde dijo...

Me gusta lo que escribiste. Concuerdo con Cris.

Te conozco poco, pero tengo una afinidad a lo que entregas, a lo que das. Qué bueno encontrarte. Gracias por tus palabras.

Jayja para tí... dijo...

Alli siento que estoy, aqui siento que estoy, siento, que nada puede alejarme de recorrer mis caminos, de besar mis surcos, de amar mis verdades, pienso que nada es más inmenso que la sensación de inmensidad, que siento, gracias a El existo, me transfiero, llego, lato, toco, amo, vuelvo a ser, vuelvo a sonar, como motas de algodón o perfumes ocultos, me transmito, llego, entro, amo, existo, en el alma de quien imagino sabe sentir que soy..yo..algo idéntico, a esa inmensidad, creada, por El para poder llegar con mis sentidos, a donde quiero depositar el aire, el amor, que respiro...te saludo, amigo, te saludo, una y mil veces con mucho cariño.

Adonai dijo...

Cris, Yahaira, Jayja: gracias por vuestros preciosos comentarios, que me reafirman aún mas en que somos Uno:

Retumbamos en una preciosa ubicuidad en la que...

al encontrarnos, nos reconocemos y sentimos esa afinidad...

y una sensación de inmensidad y gratitud a Él...

Un abrazo muy fuerte, y gracias...

Alma dijo...

Este es mi primer rayo de sol
cuando amanece todos los días,
por el este, para tí estoy.

En mis noches más profundas y oscuras, dentro de tus ojos sin poderme ver, puedo percivir en ti la luna, estoy.

En la eternidad del tiempo,
en el principio y final de todos los comienzos, anterior a tu creación, estoy, en tu corazón y aliento.

Estoy en la vida que te mueve por dentro y al mismo tiempo fuera compartimos moviéndonos, un mismo universo.

En el amor que afloran tus sentimientos, en el deseo de todos tus sueños y en el destino derramado de tus cielos, estoy.

Y sin darte cuenta, sin pensarlo, sin crearlo, estoy, porque soy tu misma creación, la que siempre te ha amado y bendecido por estar a mi lado, no estoy, Soy.


Gracias por este instante tan bello en el que he disfrutado con tus letras, son de matrícula!!!

Angelina O dijo...

Me llegaron tus palabras...

Hablan de Unidad y Presencia...


Gracias, un saludo fraternal

Adonai dijo...

Angelina, gracias por tu visita.

Me alegro de que mis palabras encontraran resonancia en tí, será porque hay reconocimiento de lo que buscamos. Siento que ambos sabemos cuál es la auténtica medicina.

Un fuerte y fraternal abrazo.