27 noviembre 2008

Subida al Everest


Ya sé que muchos que entren a este post esperarán encontrar la noticia de una escalada al Everest. Pues siento si alguien queda defraudado, pero para mí esta foto refleja algo parecido, pues esta montaña viene a ser algo muy similar para quien la ha subido hoy.

Uno de los primeros post que escribí cuando abrí el blog, allá por octubre del 2007, se llamaba “Ser como niños”. El caso es que este amigo a quien le empujaron la vaquita ha estado más de un año en dique seco y ahora ha encontrado de nuevo trabajo, y esta foto corresponde al ascenso a su propio Everest, pues simbólicamente representa para él toda una serie de retos que se está atreviendo a afrontar y que está superando de maravilla.

Es difícil dejarse llevar por la auténtica corriente de la vida, siempre ponemos pegas, excusas, justificaciones… y aceptar lo que ésta te manda cuando interpretas que es para ti, gustos aparte, exige valor y fe.

Sé que mi amigo ha permanecido fiel a sí mismo durante todo este tiempo, aguantando no pocas presiones y críticas, pero confiando en que tendría su oportunidad. Esta montaña a la que hoy ha subido mientras trabajaba, con todo lo que ello representa, es para mí un regalo y una alegría. Por eso he querido compartirlo con vosotros, porque es una muestra de que nunca el hombre está solo, siempre estamos acompañados, cuidados, custodiados, y sólo tenemos que responder desde nuestro sentir para seguir adelante. Las señales nos llegan continuamente, solo hay que interpretarlas.

Hoy hay una nueva vaquita por ahí. ¿Cuánto tiempo se quedará?: no lo sé y creo que es lo de menos, durará lo que tenga que durar, luego vendrá otra cosa, luego otra, luego otra… Siempre, tras alcanzar la cima de una montaña se puede ver otra más.

Enhorabuena, Manuel. El viaje continúa.

7 comentarios:

M@R dijo...

MI QUERIDO AMIGO,,,
LA VIDA CONTINUA Y EN EL CADA DIA APRENDEMOS ALGO NUEVO,,,
ES LA FE QUIEN MUEVE MONTAÑAS,,,
EL QUERER IR DONDE NOS PROPONGAMOS Y DECIR SIEMPRE QUE SI PODEMOS E IR AL FIN DE ESA MONTAÑA CON VALOR, CORAJE Y MUCHA HUMILDAD, DANDO LAS GRACIAS SIEMPRE A DIOS,,,

CUIDATE,,,DTB,,,ABRAZOS,,,

Jayja para tí... dijo...

INVITACION

V.I.P.

VERY IMPORTAN PERSON

TENGO EL HONOR DE INVITARTE A LA COMIDA DE "THANKSGIVING DAY" EN MI BLOG.

MENU:

PAVO
JAMON-DULCE CON PIñA
ARROZ
MAIZ
PURE DE PAPAS
PAN DE MAIZ
FRIJOLES NEGROS
ENSALADA-TOMATES-LECHUGA
PAN CUBANO
PAN FRANCES
MANTEQUILLA
VINO ROJO
CERVEZA
HABICHUELAS FRITAS CON HARINA Y CERVEZA)
DULCE DE PLATANO, MADURO CON FRESAS EN SALSA DE FRESA
PIE DE CALABAZA
FLAN DE LECHE
CASCOS DE GUAYABA CON QUESO CREMA
CAFE CUBANO -EXPRESO
AMOR...

TE ESPERO LA MESA ESTA SERVIDA...


TE QUIERE:

JAYJA

Silvia Cristina dijo...

Hola Adonai...Cómo estás?

Que historia de vida....leí tambien lo anterior de Manuel...

Persevera y triunfarás....Dios siempre nos acompaña..

Siempre hay mucho para leer y bueno..lo disfruto...aprendo también!!

Sigo a este blog...a los dos!!!

Pero no todas las veces que paso dejo comentario...no me da el tiempo...

Abrazos...Silvia

Alma dijo...

Me alegro por tu amigo, al que conozco y espero que en su nuevo trabajo se sienta muy feliz, las cimas cuestan de superarse una vez arriba, ya está, no hay que mirar lo que ha costado, solo que has llegado, eso es lo importante, llegar.

Un beso para tu amigo.

Yudith dijo...

Hola Adonay, las metas con logros es lo que nos llena y nos hace sentir bien. Besos

Paz Espiritual dijo...

Bien dicho. El ser humano no pierda nunca la capacidad de aprender y de reinventarse a sí mismo.

Cris dijo...

Precioso testimonio de esfuerzo Adonai!, todos tenemos nuestras montañas que subir y el mejor premio al llegar a la cima es el paisaje que se ve :-) merece la pena, y tras una montaña otra, mientras haya fuerzas hay esperanza, claro que sí! eso que no nos falte jamás, muy emotivo el simil y un Everest especial y bonito, un abrazote!