18 marzo 2008

La Palabra: sonido y silencio (III)


Pareciera que sonido y silencio son cosas opuestas, como dia y noche, frio y calor o alto y bajo, y lo cierto es que es la misma cosa en diferentes momentos, no puede existir uno sin el otro.

Vamos a referirnos al sonido y el silencio en relación a la expresión humana, al lenguaje, a la palabra. Si observamos en nuestro medio ambiente podremos reconocer que el ser humano tiene obsesión por hablar –estamos generalizando, siempre habrá excepciones-, da la impresión de que todos tenemos muchas cosas que decir.

El caso es que si escuchamos, la tendencia es a repetir siempre las mismas cosas, a decir lo que ya se dijo, a comentar cosas que no tienen ningún sentido, a chismorrear, a criticar… Realmente, eso, no vale la pena. ¿Qué estamos aportando de nuevo?

Se supone que la palabra debe surgir por necesidad de comunicar algo, y la comunicación es lo que menos abunda. Hablamos mucho pero lo que decimos no nos nutre, no hace crecer al otro, no le da una información valiosa y necesaria para emplearla en su vida. Entonces, ¿qué estamos diciendo?, ¿qué hablamos?

Si hacemos la prueba de escuchar desde afuera en una reunión de gente, lo normal será que escuchemos una especie de cacofonía, una mezcla de sonidos distorsionantes. Si tenemos la oportunidad de hacer la misma prueba en un grupo de personas que están comunicándose de verdad, desde el corazón –cosa harto extraña-, el sonido que nos llegará será totalmente distinto, sentiremos que no hay distorsión y, aunque no podamos distinguir lo que habla cada cual, habrá una armonía entre todos los sonidos. Hagan la prueba si pueden, merece la pena.

Hablar no equivale a comunicarse, es uno de los distintos sistemas que podemos emplear para hacerlo, pero eso no se produce en cualquier caso. Para comunicarnos debemos hacerlo en unas determinadas condiciones. Comunicación debe ser como comunión, una común unión en base a algo que compartimos y que promueve un movimiento y un cambio en nosotros que nos lleva a transformarnos. Ese es el auténtico verbo, el auténtico sonido creador y sanador. Lo demás es verborrea y distorsión que conducen a la confusión y a todo tipo de desequilibrios.

Comunicación ---> Fusión - Verborrea ---> Confusión

La primera gran explosión que originó el universo, el Big Bang, fue luz y sonido, y ese sonido podríamos decir que nació de la intención de una Fuerza que se fue concentrando y desde el estado anterior de no existencia, desde el silencio, se produjo el primer sonido de la Creación, y éste produjo la manifestación en el plano de la materia-forma.

Así, el silencio debe ser el tiempo en que gestamos el sonido en nuestro interior, a partir de lo que sentimos y necesitamos comunicar y compartir, y cuando éste llega a estar completo como idea y sentir, entonces le podemos dar forma a través de la palabra para que salga al exterior como sonido creador y llegue a los otros como una flecha certera al centro de una diana. Y la diana, entonces, se sentirá tocada por la flecha, es más, diana y flecha serán uno.

Todo el mundo quiere hablar y que le escuchen, nadie quiere escuchar, y la mayoría de veces quienes lo hacen, están ansiosos esperando su turno para hablar. ¿De verdad creen que es tan importante lo que tienen que decir?

Tenemos que llegar a un equilibrio entre sonido y silencio, pues gracias al silencio podemos escuchar el sonido, y gracias al sonido reconocemos el silencio.

Estaría bien que hiciéramos el trabajo de recogernos en silencio de vez en cuando, pasar unas horas, un día, unos pocos minutos por lo menos. Teniendo en cuenta que a veces estamos callados solo por fuera, pero por dentro no dejamos de hablar, o tenemos la radio o la televisión siempre en marcha, la cuestión es no entrar en el silencio. Da miedo el silencio, mucha gente no lo soporta.

¿Están dispuestos a probar, por un solo día, a hablar solo desde el silencio sentido? No es difícil, solo tienen que controlar la tendencia a hablar de lo que sea y mantenerse en un silencio expectante desde el que, en un momento dado, surgirá algo que decir, algo de verdad, y entonces el silencio dará paso al sonido.

Y es que en el silencio se oyen cosas, se sienten cosas y se dan las condiciones para que, desde él, surja la palabra justa. Y con la palabra justa, con el Verbo Creador, podemos cambiar nuestra realidad.

Silencio ---> Big Bang ---> Sonido Creador

11 comentarios:

M@R dijo...

HAY SILENCIOS QUE ATORMENTAN,,,
HAY SILENCIOS QUE MATAN,,,
HAY SILENCIOS QUE DAN MIEDOS,,,
HAY SILENCIOS NECESARIOS,,,
HAY SILENCIOS QUE TE GRITAN MUCHAS VERDADES,,,
SILENCIOS OCULTOS, QUE SIN SENTIDO TE DICEN TODO,,,

COMO CALLAR EL SILENCIO DE LA CONCIENCIA, SI TE REVIENTA EL PENSAMIENTO,,,
SILENCIO, SILENCIO, SILENCIO,,,

SI TODOS GUARDAMOS SILENCIO EL MUNDO EXPLOTA,,,

GRACIAS,,,
UN ABRAZO,,,

amira dijo...

Hace un tiempo, lei esta pequeña poesia. Ahora la entiendo mucho mejor.

Silencio.....
no digas nada,
deja que crezca el silencio,
dejalo madurar,
el se expresara cuando sea su tiempo.

Anónimo dijo...

Este es un sonido, sentido en mis silencios, para el día del PADRE.

Te bendigo y te amo porque eres toda la luz que contienen mis ojos, te bendigo y te amo porque eres aliento y alimento que sacía mi boca, te bendigo y te amo porque encarnaste en mi pecho un humilde corazón con sentimientos de amor a tú imagen y semejanza te bendigo y te amo porque no solamente me sentiste y creaste sino que me amaste y respetaste hasta tal punto, que me dejaste libre, libre albedrío para más tarde poder tener yo un destino, te doy gracias por haberme dado la vida y por tantas cosas....qué poco es de mi parte, Padre, estarte eternamente agradecida.
Ahora mi corazón está lleno de paz porque sé que en él moras tú, mis sentidos están constantemente sintíendote, porque a mi alrededor solo encuentro tu creación,y en cada ser, encuentro tú amor y en cada amor, me reencuentro yo;en este tierra en la que habíto me llenastes los ojos de flores de colores, que más tarde para alimentarnos convertirías en frutos, en mi verbo pusistes el poder de mil bendiciones para todos y en mis deseos volver de donde vengo, porque tú eres Padre todo lo que yo deseo, poseo y tengo.
ALMA.

Cristi dijo...

hola Mi querido Adonai: Aqui estoy pasando a saludarte y esperando que todo ande bien por ahi. Afortunadamente el sol bello esta apareciendo cada dia mas por esta ciudad...me encanta, nuevamente he abierto mis ventanas y puertas para dejar entrar a los rayos del sol que tanta falta me hacian. Mi humor en cuanto a la drepresion esta mejorardo, puedo ver que hay mas cosas que me hacen sentir feliz y emocionada de despertar y ver otro dia. Te mando un beso desde Utah y espero saber muy pronto de ti.

Yuria dijo...

Cuanta verborrea tantas veces, ¿verdad?, y por dentro piensas. "si te callaras y me dejaras tan a gusto con mi silencio..."
Soy una admiradora del silencio, adonai, me encanta estar a solas conmigo misma. Si estás de reunión amistosa pues entonces sí, hay que bromear y hacer reir y crear buen ambiente, pero esto no se hace en vano, es por eso, por crear buen ambiente con los demás.
Hay gente más habladora que otra..., en fin, pues si es necesario, se habla...
Tú ya me entiendes.Si no respondemos dirán que somos raros.

Otra cosa es cuando quieres hablarle a alguien de algo. O quieres hablar con, compartir.

Un abrazo.

Lidia M. Domes dijo...

Es bueno encontrar el silencio también en la mente, para que se pueda conectar con la Verdad interior... y ser fiel a uno mismo cada vez que la palabra rompa el silencio desde el corazón...

Gracias, amigo...

Un abrazo!!!

Lidia

Pasión dijo...

Hola Adonai!!!
Muy bonito post. En cuanto pasen unos días de publicación del que acabo de robar quizá lo hurte. Ja!
A mí me cambio radicalmente la vida al incorporarle sólo un poco más de silencio...
Un abrazo infinito!
Pasión

Lidia: te debo estar siguiendo los pasos.donde llego ya has estado tu. jajajaja

JayJa dijo...

Yo te admiro, y encuentro lindo lo que escribes porque es algo mas alla de las palabras... pero... para mí el silencio es cosa casi imposible...yo toda soy un hablarle a la vida... es eso malo? me asustas!!! yo dificilmente puedo callar... tal vez cuando ya no exista... pero aún asi no me quiero callar... es eso malo?...me asustas...

Yudith dijo...

Hola Adonai, me encanto este post, es en el silencio cuando te puedes concentrar para oir el sonido de tus pensamientos. Abrazos

Siry dijo...

Sencillamente un excelente post, las palabras sobran.

Un abrazo mi querido amigo y gracias por compartir cosas tan hermosas

Yudith dijo...

Adonai,de nuevo aca... te gustara pasar por mi blog, tengo un obsequio para entregar, te espero! Saludos