18 enero 2008

Almuerzo con Dios

Un niño pequeño quería conocer a Dios. Sabía que tendría que hacer un largo viaje para llegar hasta donde Él vive, así que guardó en su maleta pastelitos de chocolate y refrescos de fruta… Y empezó su andadura.

Cuando había caminado unas horas, se encontró con una mujer anciana. Estaba sentada en un banco del parque, sola, contemplando en silencio algunas palomas que picoteaban migajas de pan que ella les arrojaba.

El niño se sentó junto a ella y abrió su maleta. Comenzó a beber uno de sus refrescos cuando notó que la anciana le miraba, así que le ofreció uno de ellos. Ella agradecida lo aceptó y le sonrió. Su sonrisa era muy bella, tanto que el niño quería verla de nuevo, así que le ofreció entonces uno de sus pastelillos. De nuevo ella le sonrió. El niño estaba encantado, y se quedó toda la tarde junto a ella, comiendo y sonriendo, aunque sin hablar una palabra.

Cuando oscurecía, el niño se levantó para irse. Dio algunos pasos, pero se detuvo; dio vuelta atrás, corrió hacia la anciana y le dio un abrazo. Ella después de abrazarlo, le dedicó la más grande sonrisa de su vida.

Cuando el niño llegó a su casa, su madre quedó sorprendida de la cara de felicidad que traía. Entonces le preguntó:

· Hijo, ¿qué hiciste hoy que te hizo tan feliz?

El niño le contestó:

· ¡Hoy almorcé con Dios!

Y antes de que su madre reaccionara, añadió:

· Y ¿sabes? ¡Tiene la sonrisa más hermosa que nunca he visto!

Mientras tanto, la anciana, también radiante de felicidad, regresó a su casa. Su hijo se quedó sorprendido de la expresión de paz que reflejaba en su cara, y le preguntó:

· Mamá, ¿qué hiciste hoy que te ha puesto tan feliz?

La anciana le contestó:

· ¡Comí pastelitos de chocolate con Dios, en el parque!

Y antes de que su hijo respondiera, añadió:

· Y ¿sabes? ¡Es más joven de lo que yo pensaba!

Moraleja:

Con frecuencia, no damos importancia al poder de un abrazo, de una palmada en la espalda, de una sonrisa sincera, de una palabra de aliento, de un oído que escucha, de un cumplido sincero, o del acto más pequeño de preocupación...

Mas todos esos detalles tienen el mágico poder de cambiar tu vida o la de los demás, de darle un gran giro y hacerla feliz.

Todas las personas llegan a nuestras vidas por una razón, bien sea por un tiempo o se quedan para toda una vida.

¡Recíbelos a todos por igual!

¡¡¡ AH, Y NO OLVIDES ALMORZAR SIEMPRE CON DIOS...!!!

15 comentarios:

M@R dijo...

hola,,,
que hermoso,,,
gracias,,,
sabes aqui es de madrugada no puedo dormir,,,problemas,,,
y abri mi pc, me puse a visitarlos a ustedes primero fui a que jayja y encontre bellas palabras, muy ciertas, luego vine aqui y me encontre con las tuyas, y pienso que DIOS me envio aqui a tu blog, y solo te doy las gracias, DIOS es tan sabio e infinito que al leerte me calme,,,
GRACIAS,,,
un abrazo,,,

m@r dijo...

hola,,,
yo otra vez, yo ya estuve aqui, yo habia leeido tus letras y regrese, y es ahora que entiendo esas letras, y te vuelvo a dar las gracias, aveces estamos ciegos y tenemos esa luz dentro de uno, bendito sea DIOS,,,
yo amo a DIOS y se que DIOS me ama, pero nos ahogamos en un vaso con agua,,,
GRACIAS,,,
DIOS te bendiga,,,
un abrazo,,,

Adonai dijo...

m@r: me alegro que encuentres calma en estas palabras, y que te hayas dado cuenta de lo otro... es así. Claro que amas, no podrías expresarte así si no amaras, y por supuesto que Dios te ama, y lo hace a través de todo lo que existe, incluso de lo que no te gusta o no entiendes pero que Él cree que necesitas y en su infinito amor te regala esperando que descubras algo. Todos somos instrumentos, todos. Un beso muy fuerte para ese m@r que bendice...

raizen dijo...

Hola, me encantó la narración y lo que deja como aprendizaje. Son esas pequeñas cosas que hacen que la vida sea más placentera. Eso que mencionas de darle importancia a un abrazo, a una sonrisa, es cierto...tan sólo basta estar presente para poder vivir su magia.

Te dejo un abrazo con cariño y gracias por tu visita a mi blog.
Volveré :)

Adonai dijo...

hola raizen, gracias por tu visita y tus comentarios. Es verdad, hay pequeñas cosas que hacen la vida especial, suelen ser pequeñas, gratuitas, pueden pasar desapercibidas si no estas atento. Besos y bienvenida.

Yudith dijo...

Que hermoso relato, me encanto! Y de nuevo felicitaciones y gracias por este Blog! Leerlo te reconforta.

Adonai dijo...

gracias, yudith, a mi me motiva poner mi pequeño granito de arena en que este mundo sea cada día un poquito mejor. Siempre eres bienvenida. Besos.

JDIANA dijo...

Es un cuento muy bonito. Es cierto que las pequeñas cosas son las que nos dan más y a veces apenas reparamos en ellas, y tambien que por nuestras vidas pasan personas que igual que vinen desaparecen, pero si nos fijamos bien, siempre dejaron algo.
un abrazo

Adonai dijo...

hola jdiana, ¿cómo va tu jardín? Es cierto, no creo que pase por nuestra vida alguien que no deje algo, por algo pasa... Besos y encantado de tu visita.

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Qué preciosa historia!

Si viésemos en el prójimo a Dios, cuan diferente actuaríamos.

La Regla de Oro:
hacer con los demás lo que quisiéramos hagan con nosotros.

Dios te guarde y te bendiga!

Un beso! ♥

Adonai dijo...

Gracias Feripula, Dios actúa siempre a través de nosotros. Somos sus manos, sus ojos, su voluntad... Besos y bendiciones también para tí.

Cristi dijo...

HOLA MI QUERIDO ADONAI: YA ESTOY DE REGRESO Y PUES A VECES COMO DICES NO DAMOS LA IMPORTACIA A LAS COSAS QUE NOS RODEAN, SI QUEREMOS VER A DIOS, BASTA CON VER EL ROSTRO LIMPIO Y PURO DE UN BB, SI QUEREMOS SENTIR EL AMOR DE DIOS, BASTA CON SENTIR EL ABRAZO SINCERO DE ALGUIEN QUE NOS AMA. LA VERDAD QUE HAYQ UE SONREIR A LA VIDA, ESTAR FELICES DE QUE ESTAMOS VIVIENDO EN ESTA TIERRA MARAVILLOSA. TE MANDO UN BESO Y QUE ESTES BIEN.

neurotransmisores dijo...

Muy bonito el post. Dios está en todas partes.

Adonai dijo...

Querida Cristi, es verdad que nos despistamos y dejamos de apreciar todas las maravillas que tenemos alrededor, ¿conoces el cuento del 99? te lo escribiré. De todos modos es normal que sientas la falta de sol y otras cosas, pero no te olvides que en tu corazón hay un precioso sol que te da calor y puede expandir su luz allá donde esté. Un beso lleno de sol para tí y espero que remontes ya.

Neurotransmisores: sí, y fíjate si Dios es ocurrente que creó los neurotransmisores para jugar con nosotros... Un abrazo y encantado de tu visita.

Aurora dijo...

Que cosa tan linda, voy a tomar buena nota y a partir de hoy... Almozare siempre con Dios...!!!